Historia del PIT

En 1971 se crea el Parque Industrial Trelew (PIT) mediante el Decreto N° 705, siendo beneficiado por una sucesión de suspensiones impositivas como medidas de promoción industrial (Ley 21.608; Decretos 2.332 y 2.333). El PIT se caracterizó originariamente por la radicación de la industria textil sintética. Fábricas como Huamac, Cirsa, Citex, Kinsey, Oceanic, Matepa, entre tantas otras, iniciaron su actividad textil, dando empleo a miles de personas de la zona.

Posteriormente, en la década del ’80 surge la actividad lanera. Se abrieron lavaderos y se instalaron peinadurías de lana, aprovechando la amplia disponibilidad en la zona y la excelente calidad de la materia prima. La actividad se mantiene hoy en día, habiéndose convertido en el Polo Textil Lanero más importante del país, donde se procesa el 90% de la lana.

La industria textil sintética fue creciendo paulatinamente, conociendo su auge a mediados de los ´80. Empresas como Dos Muñecos, dedicada a la fabricación de jeans, o Inteco, quienes realizaban la confección para la reconocida cadena de indumentaria Etam, se destacaban por sus volúmenes de producción, así como por la gran cantidad de mano de obra empleada.

Asimismo, a medida que la industria textil iba creciendo, nuevos rubros iban surgiendo como actividades complementarias productoras de bienes y servicios. Así, empresas constructoras, mecanometalúrgicas y de transporte comenzaron a operar. La mayoría de estas empresas se instaló en la Zona de Actividades Complementarias (ZAC).

A mediados de los ‘90, la finalización de las prórrogas de la promoción industrial, sumada a la fuerte sobrevaluación del peso desencadenó el cierre de industrias y el súbito crecimiento del desempleo. Alrededor de 23 empresas cerraron sus plantas, dejando miles de personas sin empleo. En diciembre de 2001 el sector textil llegó a contar con sólo 730 empleados, siendo este el menor nivel registrado desde la creación del PIT.

La reactivación industrial comienza a perfilarse en el segundo semestre de 2002, favorecido por la devaluación del tipo de cambio. Desde entonces el PIT viene creciendo sostenidamente, siendo en 2010 donde se registra un mayor nivel de actividad, en consonancia con el crecimiento de la economía del país y las mejoras en las condiciones base para la producción.